VIDEOS PASTOR JAVIER BERTUCCI

Loading...

martes, 17 de agosto de 2010

Javier Bertucci, Las Actitudes de la Iglesia del Reino


El Domingo 30 de mayo se realizó un poderoso servicio, dirigido por el Pastor Javier Bertucci, que reunió a toda la congregación. En el cual predicó de las actitudes de la Iglesia del Reino; explicando que hay actitudes que van a definir y ubicar a la iglesia de Dios en medio del Reino.

Hay muchas Iglesias que sólo buscan hacer algo con su firma y beneficio. Ya alguien pagó el precio, existe algo más alto que una organización y es el Reino de Dios. La Iglesia del Reino de Dios es aquella que tiene una actitud en medio del mundo, de las circunstancias y de las organizaciones. Toda Iglesia debe pertenecer a una organización, pero el problema está cuando la organización quiere anteponerse al Reino y a sus actitudes. Tienes que ser un representante del Reino de Dios. Dios es el que establece Su Reino.

Daniel 2: 44

Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,

Daniel describe el establecimiento del Reino como algo natural y común que sucedería en algún tiempo. Dios le muestra a Daniel que vendría un tiempo en donde Su Dominio ya no sería manipulable, estandarizado a las religiones. Los demás reinos representan otras organizaciones o espíritus organizacionales, de los cuales tienes que cuidarte. Un espíritu de organización y federación trata de aniquilar el poder de Dios y todo lo que sucede dentro de la iglesia. El Reino de Dios es más grande que la organización, la iglesia o tú vida, porque Su Reino es universal.

Dios no hace sectarismo, establece un solo cuerpo en Cristo. Jesús no vino a dividir su Iglesia sino a establecer una Iglesia. Estableció un Reino por medio de la Iglesia, hay actitudes que se esperan de las personas en la iglesia. El Reino de Dios no es lo que tú puedas controlar sino en lo que puedas servir. La iglesia del Reino de Dios siempre va hacer perseguida y señalada.

Mateo 5: 10

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

La persecución es parte de ser del Reino de Dios. Tienes que sentirte en bienaventuranza si estás en ella. Personas que no están en el Reino persiguen a los que si están. Acóplate a la actitud del Reino, no te voltees a criticar al que te está criticando. El que critica te mantiene alerta en el Reino de Dios; preocúpate si todos te amen. No te vuelvas a perseguir al que te persigue.

Salmo 110: 1-2

Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos.

Tú no eres como el mundo ni eres de él, éstas arriba del que te persigue y te critica. El que está arriba es el que domina, si tú no te rebajas a criticar a los que te señalan, estarás por encima de ellos. Dominar es tener una mejor actitud y fuerza que él otro, cuando haces eso dominas porque eres más fuerte en una actitud del Reino de nobleza. Domina y no seas dominado por tus instintos, la actitud correcta es de alguien que sabe que está en autoridad porque en Cristo Jesús te dio autoridad.

Mateo 6: 33

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Mateo 6: 10

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Cuando colocas el Reino de Dios como prioridad tienes autoridad del Reino. Cuando tú prioridad es ser un líder de algo, no tendrás la autoridad del Reino. Para que el Reino de Dios venga a la tierra; tiene que a ver alguien de la tierra haciendo la voluntad del cielo. Tienes autoridad si estás en el Reino y esta es tú prioridad. La Iglesia debe entender que el evangelismo no es para hacer crecer una Iglesia sino para extender el Reino de Dios en la tierra.

Lucas 13: 20-21

Y volvió a decir: ¿A qué compararé el reino de Dios?

Es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo hubo fermentado.

La actitud del Reino va más allá de un deseo egoísta de crecer. El Reino es más grande que cualquier Iglesia. El espíritu de sectarismo tiene que acabarse en la Iglesia. El Reino no es una serie de enseñanzas; es una vida que debe ser ofrecida en sacrificio a Dios para que esta pueda venir a ti. Es semejante a una mujer abnegada que va colocando medidas de levadura esperando que haga efecto. Personas que no se arrodillan a ningún sistema; a satanás o al pecado.

Daniel 3: 6

Y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo.

Dios quiere hacer algo diferente. El sistema de mercadeo se ha metido de una forma salvaje en la Iglesia. Si Dios te dio un talento ¿Por qué no colocarlo al servicio del Reino? Esa es la actitud de una iglesia del Reino. Cualquiera que no se arrodille frente al sistema será echado en un horno de fuego. Inmediatamente eres echado en una prueba de fuego; aparentemente cuando decides esto; no viene ninguna retribución inmediata. A la larga produce un impacto en el cielo y Dios va a honrar tu actitud. Un día tus convicciones serán probadas.

Daniel 3: 7

Por lo cual, al oír todos los pueblos el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, todos los pueblos, naciones y lenguas se postraron y adoraron la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había levantado.

Hay personas que bailan al mismo ritmo que el mundo, no le bailes la música al diablo. Hay un sonido del cielo y del diablo. Baila al ritmo de Dios.

Daniel 3: 12

Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado.

Hay personas que para mantenerse en sus negocios tienen que ir con el sistema. Ese reporte era para decir que estos varones tienen un punto débil, ellos manejaban los negocios. Hay personas que le importa más el negocio que la voluntad de Dios.

Daniel 3: 13-14

Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey.

Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado?

Que tú mirada le dé un mensaje a Satanás que tú puedes destruir sus obras. Estos tres hombres caminaron con dignidad, había una actitud en ellos que no eres común en su reino. El rey está airado porque cree que con sus palabras los iba a intimidar.

Daniel 3: 16-17

Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto.

He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.

El rey tiembla de ira al ver la actitud de estos varones. Dile a tus deseos, al diablo, al sistema ¡Ya no más! has la voluntad de Dios.

Daniel 3: 18

Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

No sirvas a Dios por lo que pueda hacer por ti sino por amor a Él. Dile al diablo, a la circunstancia que no te arrodillaras en frente de ellos. Así Dios no te prospere o de lo que quieras. Tienes que tener la estructura del Reino. Cuando un hombre o una mujer del Reino se paran en esa posición no serán conmovidos. Cuando tomas esta posición el diablo va querer atarte y anularte por todos lados. Él quiere asegurarse que te quemes. Anulando todos tus recursos y posibilidades.

Daniel 3: 23

Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.

Los hombres que los echaron al fuego, murieron quemados. Hay una estructura en el hombre y mujer de Reino que no tienen los demás. No trates de meter a nadie en tu horno, las personas del Reino pueden aguantar siete veces más. Prepárate para hacer echado en el horno, si vas a tomar actitudes del Reino. Cuando empieces a caminar en esa prueba de fuego las ataduras son sueltas. Vas a ser libre de todo ataque del diablo. Lo primero que hace el fuego es liberarte. Las ataduras del diablo no pueden quedarse de pie en medio del fuego de Dios.

Tienes que hacerle frente a las próximas generaciones. Las Venezuela de mañana va hacer el resultado de las personas de Reino de hoy. Las personas de Reino renuncian los deseos personales y Dios empieza a oírlos.

Daniel 3: 24

Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey.

El diablo quiere mantenerte atado, porque él sabe que el fuego te va a liberar. El diablo no quiere que tú seas libre. Te saca de la esclavitud del pecado para meterte en la esclavitud de la religión, organización y las federaciones dirigiéndose a una nueva cárcel. El diablo te puede permitir entrar al fuego pero no liberarte. Los escrúpulos religiosos te hacen ser preso de tus propios pensamientos, siendo esclavo de lo que Dios te hizo libre. Dios te hizo libre del temor.

Jesús no tolera a nadie atado en su presencia, lo primero que Dios te hace es librarte de todo; condenación, baja estima y pecado. El diablo te quiere atar en la religión, en tu familia, en los dogmas, en las finanzas, pero Jesús te quiere liberar de todas estas cosas. Tienes que estar libre y de pie en medio de cualquier circunstancia.

Daniel 3: 25

Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.

Ellos estaban sueltos, paseándose en medio del fuego sin sufrir ningún daño. Tienes que pasearte libre en medio de la deuda, la aflicción, la circunstancia. Jesús es la verdad y el que conoce a Jesús es libre, porque Él no es una religión. Tienes que dejar de ser atado por la religión ¡Se libre! Las personas quieren conseguir a Jesús en medio de la abundancia. Él te está esperando dentro del horno de fuego. Gente del Reino no le tienen miedo al fuego.

Daniel 3: 26

Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.

Asegúrate que las personas no te conozcan por tu cargo evangélico sino como siervo del Dios altísimo; porque así tú estarás haciendo la voluntad de Dios y no la tuya. Las personas no van a conocer a Dios directamente, conocerán al Dios que tú muestra.

Daniel 3: 27

Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.

La gente nunca conocerá a un Dios diferente al que tú les muestras. Todos quieren mirar lo que tú haces; ellos se reunieron a ver cómo eran ellos Las personas quieren ver tu testimonio, para ver si van a creer en el Dios en el cual crees. Tienes que tener un testimonio correcto; todos quieren mirar como vives, como hablas y como te comportas fuera de la iglesia. Cuando las personas vienen a buscar un testimonio completo.

El rey estaba evaluando que estaban libres, que estaban intactos, pero también querían ver como lucían sus ropas. Es necesario que el cristiano tenga un testimonio integro aun en su vestimenta. El cambio se tiene que ver por dentro y por fuera; que las personas deseen al Dios al cual tú tienes.

Daniel 3: 28

Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.

Todos van a bendecir al Dios que ven en ti, no van a recibir a otro Dios que no vean en ti. Has que bendigan a Dios a través de tu vida. Dios está esperando hombres y mujeres para que le glorifiquen. A la gente le vale tus convicciones y tus principios.

Daniel 3: 29

Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste.

No hay dios que pueda librar como Dios lo hace. Alégrate, deja de sufrir, Dios te va a librar. Él va hacer maravillas y milagros porque no hay Dios que pueda librar como este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada